Así son mis Nochebuenas, lo de menos es ser celiaco

Cada año me llega el espíritu navideño más tarde, este año me ha pillado a día 23 de diciembre pero ha sido comprarme un gorro de Papa Noel ponérmelo en la oficina y empezar a recibir felicitaciones, devolver sonrisas... será una tontería, pero me siento más feliz y se contagia.

Mañana estaré en mi casa, con mis abuelos en Soria celebrando la Nochebuena. Se volverán a repetir las mismas situaciones, mi abuela me pedirá una foto para ponerla en el salón porque la que tiene es de la orla universidad (qué horror de foto), mi tía me preguntará sobre las vacaciones de verano pero antes de que pueda contarle nada se pondrá hablar de mil cosas (jajaja) y mi abuelo entonces me dirá que si hasta allí fuimos en avión. le diré que sí y mi abuelo suspirará mientras repite por enésima vez que nunca ha montado en avión mientras mi abuela (casi anticipadamente) apostillará "a dónde vas a ir tú en avión, anda, anda... con lo a gusto que se está en casa".

Como todos los años, veremos de fondo el discurso del Rey. Digo que lo veremos porque mi abuelo no parará de hablar mientras, mi abuela le dice que para qué tanto decir que empieza el discurso si luego no deja escuchar y me insistirá en que revise si puedo comer de lo que han comprado y me aparte "lo mío".

"Lo mío" es un plato donde me coloco un poquito de jamón, un poco de queso, un poco de setas, un poco de paté... Es decir, que del picoteo o entrantes que pondrán en el centro de la mesa yo me hago mi ración en un plato y lo protejo con film transparente.

Alguno pensaréis que vaya rollo tener que proteger mi plato con plástico (como si estuviera en el foster), pero hay que entender que no convivo diariamente con mi familia por lo que no están acostumbrados a seguir las pautas para evitar la contaminación. Así que yo me protejo "lo mío" y ellos pueden coger tranquilamente de los platos de la mesa con sus dedos y tenedores contaminados con pan.

Durante la cena tengo que repetir varias veces eso de "cuidado con el pan, no lo paséis por encima de mi" y tengo que frenar a mi abuela en su incansable suministro de pan a todos los comensales. Además, para que mi abuelo se quede tranquilo me llevo pan sin gluten de alguno de los obradores de Madrid para satisfacer a mi abuelo, que desde pequeño me repite "hay que comer siempre con pan".


Para el resto de platos no tengo mucho problema porque o cocino yo o controlo en plan Chicote que todo lo que tiene o puede tener gluten no entre contacto con lo que yo voy a comer y se mantiene todo limpio y ordenado. Y de aquello que pueda tener gluten con no comerlo, está solucionado. Así de sencillo.

Después de la cena, brindaremos con champán mientras nos comemos algún turrón sin gluten y dulces que haya traído de Madrid mientras les entrego los regalitos que he comprado. !Algún año hasta yo también tengo regalos! Es así, yo soy de regalar y ellos no pero su compañía es el mejor regalo.

Así suele ser mi cena de Nochebuena, que espero que siga siendo durante muchos más años. Como veis, el hecho de que sea el único celiaco, intolerante a la lactosa y alérgico a los crustáceos de mi familia no me impide disfrutar de la Navidad.

El ser celiaco solo implica que no puedo comer algunas cosas, del mismo modo que el ser daltónico me impide apreciar los colores que otros ven pero son solo colores, puedo apreciar muchísimas más cosas.

Aprovecho que mi abuelo no lee el blog, para contaros que su regalo será un viaje en avión a Oporto!! Ya me estoy imaginando a mi abuela nerviosa perdida echándome la bronca... jajaja qué queréis que os diga, son mi familia y les quiero.


Ricardo. Celiacoalos30 - 24/12/2016

18 comentarios:

  1. Ricardo, me ha encantado tu post!!! :)
    Cómo se nota que quieres mucho a tus abuelos!!! Disfruta mucho de ellos todo el tiempo que los tengas a tu lado. Seguro que tu abuelo va a flipar con el regalo!! jejeje...
    Yo también pongo el film de plástico en mi plato de los entrantes en casa de mi madre, porque hay muchos niños pequeños que meten sus manitas contaminadas en todas partes y si les gusta algo de un plato meten la zarpita ;)
    Disfruta mucho de las fiestas y sigue contagiando esa alegría :)
    Un besote enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marga!! El film es nuestro aliado jajaja

      Eliminar
  2. Una Navidad típica Española!!! yo no vivo desde la perspectiva de madre de celíaca. Disfruta de tu maravillosa familia y Feliz Navidad!��

    ResponderEliminar
  3. Di que si a disfrutar de la familia al margen de nuestras limitaciones que tampoco son el fin del mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que estar atentos en estas cenas pero lo importante es disfrutar :)

      Eliminar
  4. Siempre me sacas una sonrisa... Me siento tan identificada con todo lo que cuentas... Nosotros (mi hijo y yo que somos los celiacos) disfrutamos mucho la Navidad, vamos a Madrid con la familia, y ellos aunque muy conscientes, no están acostumbrados a convivir con nosotros y tenemos que estar alerta con la comida por la contaminación, pero aún así merece la pena venir con ellos. Por cierto, que voy a aprovechar para visitar algunos de los sitios que compartes en Twitter, que siempre estoy con los dientes largos.... Gracias por compartir tus vivencias. Feliz Navidad!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si consigo que sonrías, entonces el artículo merece la pena. Aprovecha y cómete Madrid entero!!

      Eliminar
  5. Que bonito todo! Que siga siendo asi muchos años! Muy buena sorpresa para tu abuelo. Je je

    ResponderEliminar
  6. Es divertido tu post, yo también pasé la nochebuena en Madrid, ya que mi marido es de allí, y tengo que decir que me siento muy afotunada con su familia.
    Todos los platos que preparó mi suegra eran aptos para mi y si querían mojar pan lo hacían en sus platos. Era mi primera Navidad sin gluten, y todo geniall, ni un problema!!! Yo traje turrones sin gluten, y una caja de catánias (almendras forradas de chocolate típicas de Catalunya, y que estñan certifiicadas sin gluten y que a ellos les encantan)
    Para asegurar, de todas formas, yo me servía primeo y ya está.
    Me compré mi pan en Celiciosos... un pan de orégano buenisimo !!!
    Desde aquí quiero agradecer el esfuerzo de mi familia política que se portaron genial!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa familia política sí que es un buen regalo!! Gracias por compartirlo.

      Eliminar
  7. ¡Qué bonito! Yo que "odio" la Navidad, me has emocionado con lo del regalo a tu abuelo. ¡Feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier, me alegro de que te haya gustado. :)

      Eliminar
  8. Dios mío que majo que eres!!!!, yo como siempre llorando cuando leo estas cosas y porque sin ser celiaca, soy mamá de celiaco y desgraciadamente una histérica, me enfado siempre con los yayos porque no tienen cuidado y es eso, que no están acostumbrados.... en fin solo espero que el talante de mi hijo de mayor sea un poco parecido al tuyo. Como siempre GRACIAS!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me pongo muy nervioso con pan por todos lados, migas... pero no me queda otra que recordadles como funciona "lo mío". Es lo que tiene ser el único celiaco en la familia y además solo soy celiaco de visita ya que cuando vivía allí no era celiaco. Así que tranquilidad, rigurosidad y humor!
      Muchas gracias por tu comentario Isabel.

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Blogger Inma M. dijo...
    Hola! Me ha encantado leer tu post. Yo estoy recién diagnosticada, aún con mil dudas, estoy haciéndome a la idea y cambiando mis hábitos de comida, y me he sentido muy identificada con lo que cuentas. Enhorabuena por tu blog, me lo estoy "empapando" bien ;) ¡Feliz año!

    ResponderEliminar

No te vayas sin decir algo... ¡Muchas gracias por tu comentario!

Publicidad