ShortCake de Fresas y Nata. Sin Gluten. Sin Lactosa

Hoy es el día que llaman de los enamorados, pero que realmente es de los "desamparados" porque realmente los que estamos enamorados y tenemos pareja sabemos que como solo dediques un día al año a tu pareja y la dedicación sea en forma de regalo... mal vamos.

Pero para todos esos corazones desamparados que buscan pareja, amor, cariño, roce o lo que cada uno quiera encontrar... ¿Quién puede resistirse a una jugosa tarta de nata y fresas? Pues venga, tirando para la cocina y a la conquista...


Ingredientes

Para un molde de 22 cm y tres capas de bizcocho, necesitamos:
 - 5 huevos
 - 90 gr de harina de arroz * (ejemplo: Mercadona)
 - 60 gr de almidón de maíz * (ejemplo: Maizena)
 - 100 gr de azúcar glass *
 - 1 pizca de sal

Relleno y decoración:
 - 600 ml de nata para montar **
 - 150 gr de azúcar glass *
 - 500 gr de fresones
 - Ralladura de limón

Almíbar:
 - 1 vaso de agua
 - 100 gr de azúcar
 - 2 cucharadas de ron blanco

* Estos ingredientes deben ser específicamente sin gluten.
** Si eres intolerante a la lactosa, debe ser nata sin lactosa o nata vegetal sin gluten.


Elaboración:

Bizcocho genovés. Os recomiendo hacer el bizcocho el día de antes para que esté completamente frío o bien con varias horas de antelación. Este bizcocho es el mismo que utilicé para la Tarta San Marcos o el bizcocho base del tronco de navidad o el brazo gitano... ¿Si algo es fácil y bueno para que nos vamos a complicar la vida?

Precalentamos el horno a 180ºC. Cogemos dos boles, y separamos las claras de las yemas. Con una batidora eléctrica de varillas o un buen movimiento de muñeca comenzamos a batir las claras con una pizca de sal. Cuando pasen de transparentes a blancas añadimos la mitad del azúcar glass pasado por un tamizador o colador y seguimos batiendo hasta que estén completamente montadas. Para que monten rápido lo mejor es que el bol esté totalmente limpio de grasa y las claras estén a temperatura ambiente.

Después, en el otro bol batimos las yemas con la otra mitad del azúcar glass y mezclamos bien para que blanqueen y se forme una cremita. Hecho esto, añadimos las yemas al bol de las claras y mezclamos con una espátula haciendo movimientos suaves y envolventes. No podemos batir porque perdemos todo el aire que hemos introducido en las claras.

Cuando esté mezclado, añadimos poco a poco las harinas utilizando un tamizador o colador y volvemos a mezclar con movimientos suaves y envolventes hasta conseguir una masa homogénea esponjosa. Cuidado de que no queden grumitos de harina sin mezclar.

Si el molde no es antiadherente podéis engrasarlo ligeramente. Yo utilizo un molde de aro desmoldable, en el que coloco papel de horno sobre la base, presiono con el aro y cierro. De esta manera el molde queda forrado por la base con papel de horno y será mucho más fácil de delmoldar.

Vertemos la masa en el molde e introducimos en el horno que hemos precalentado a 180ºC. Colocamos el bizcocho a media altura y horneamos unos 30 minutos. Veréis que sube ligeramente, pero lo importante es que no se baje. Para ello, no podemos abrir el horno en los primeros 15 minutos que es cuando está subiendo y una horneado lo tenemos que dejar dentro del horno apagado y con la puerta entreabierta unos 15 minutos más. Después desmoldamos y dejamos que enfríe sobre una rejilla, boca abajo.


Almíbar. Simplemente calentamos en un bol el agua con el azúcar y cuando comience a hervir añadimos el ron y dejamos que hierva un par de minutos. Podemos hacerlo el día de antes, porque cuando lo utilicemos debe estar completamente frío.


Relleno. En un bol, montamos la nata con el azúcar glass. Es muy importante que la nata esté muy fría para monte más fácilmente. Al utilizar azúcar glass, estamos añadiendo almidón de maíz que ayuda a que la nata quede mucho más firme. Una vez montada, guardar en frigorífico.
A parte lavamos y cortamos el culete a las fresas. Las más bonitas dejadlas para la parte superior, una entera y otras 3 o 4 cortadas a la mitad. El resto de las fresas cortadlas en 3 rodajas o por la mitas pero de manera que el grosor sea parecido.


Montaje. Cuando tengamos el bizcocho y el almíbar fríos, cortamos el bizcocho con una lira o un cuchillo bien afilado en tres capas. Procurad que la capa inferior sea más gruesa, ya que soportará más peso. Os recomiendo utilizar la parte de arriba del bizcocho como base, así quedará más bonito, a mi se me olvidó.

Colocamos la primera capa sobre la bandeja en la que vayamos a presentar la tarta. Emborrachamos la capa de bizcocho con almíbar, no hay que pasarse pero tampoco dejarlo seco. Yo le pongo un poco de ralladura de limón porque el ácido y aroma potencian el sabor de las fresas, pero eso es opcional.

Sobre el bizcocho emborrachado colocamos una capa fina de nata que extendemos con cuidado con una espátula. No extender hasta el borde porque al poner más capas encima se saldrá la nata. Sobre la capita de nata colocamos varias fresas, primero el borde que es lo que se ve y luego el centro. Sobre las fresas ponemos más nata y extendemos para cubrirlas suavemente con la espátula.

Colocamos otra capa de bizcocho, emborrachamos, ponemos capita de nata, fresas y más nata. Tapamos con la última capa de bizcocho emborrachada y la cubrimos, sin llegar al borde, con una capa de nata (dejad un poco para decorar con la manga). En el centro colocamos una fresa de pie y las mitades de fresas alrededor. 

Llenamos una manga pastelera con lo que nos quede de nata y con usando una boquilla con estrías hacemos florecillas en todo el borde y tapando el culete de las fresas. También podéis cubrir toda la parte superior y laterales con nata y extenderla con la espátula. No os olvidéis de pintar con el almíbar las fresas de arriba.

¡Y ya está! Metedla en el frigorífico para que se asiente perfectamente, vestíos con vuestra mejor sonrisa (y si es una sonrisa pícara mejor) y a la conquista o reconquista de un corazón solitario.



Truco para que la nata montada sea muy firme y no se nos venga abajo:

  • Utilizar mitad de nata y mitad de nata vegetal para montar de soja (sin gluten claro)
  • Añadir 2 cucharadas de queso de untar por cada medio litro de nata.
  • Para medio litro de nata, disolver 2 hojas de gelatina neutra (sin gluten) calentando ligeramente en el microondas. Añadir esta gelatina a la nata a medio montar.
  • Utilizar azúcar glass que contiene almidón de maíz ya contribuye a que la nata sea firme.


Ricardo. Celiacoalos30 - 14feb2017

2 comentarios:

  1. El resultado es espectacular! Muy buena pinta!

    ResponderEliminar
  2. Que pinta por favor !! El dia que tenga tiempo me pongo a hacerlo!! Me encanta la nata!!!

    ResponderEliminar

No te vayas sin decir algo... ¡Muchas gracias por tu comentario!

Publicidad