Reovirus y Celiaquía. ¿El Último Celiaco en la Tierra?


Sabemos muchas cosas sobre la Enfermedad Celiaca...

Sabemos que la celiaquía es una enfermedad autoinmune (que no una enfermedad digestiva) que puede manifestarse de muchas maneras diferentes y afectado a diferentes partes del organismo.

Sabemos (por ahora) que solo pueden desarrollar celiaquía aquellas personas que tienen cierta predisposición genética. Pero no todos los que tienen esa configuración genética son celiacos, es decir, no a todos los que tienen boletos les toca el premio de la lotería.

Sabemos que la celiaquía puede comenzar en cualquier momento de la vida, desde ese que incluimos el gluten en nuestra dieta.

Sabemos que un celiaco, cuando ingiere gluten (proteína de cereales como el trigo, centeno o cebada) su sistema inmune erróneamente lo considera un enemigo y comienza a luchar contra sí mismo. Así se inflama el intestino hasta que deja de funcionar e incluso se vuelve canceroso, como el intestino no funciona no se absorben los nutrientes necesarios y aparecen otras enfermedades, los anticuerpos viajan por la sangre afectando a otras partes del organismo como la piel o el cerebro...

Y sabemos (por ahora) que no tiene cura pero sí un tratamiento muy eficaz que consiste en no comer gluten. Con este tratamiento se consigue que el paciente celiaco sea un individuo totalmente normal, pero no significa que se haya curado. Actualmente tampoco existen pastillas que permitan a un celiaco comer gluten.


Lo que no sabemos... (todavía)

Pero no conocemos con exactitud todos los mecanismos que hacen que nos toque el premio. Es decir, ¿Cuales son los mecanismos que hacen que una persona sana que come gluten, en un momento de su vida su sistema inmune se reconfigure y comience a identificar el gluten como un enemigo?

Se sospecha que detrás de este mecanismo se puede encontrar un debilitamiento del sistema inmune, una intervención quirúrgica, el embarazo y parto, un fuerte periodo de estrés, una infección bacteriana.... y ahora los investigadores de la Universidad de Chicago han encontrado indicios de que un virus podría estar también detrás.

Los investigadores han encontrado que un reovirus, que en principio no genera síntomas, sí altera el sistema inmune en personas con cierta predisposición genética, preparando el escenario para que se manifiesten enfermedades autoinmunes como la Celiaquía y la Diabetes tipo 1.

Es decir, que este virus sería algo así como la llave que pone en marcha el sorteo, permitiendo que al jugar (comer gluten) nos pueda tocar el premio (ser celiacos).

Seguramente no va a ser el único mecanismo o factor, pero todos los avances en esta materia nos llevan hacia la "vacuna". Si el virus no actúa no se desarrollaría la enfermedad.

Noticia completa: http://ecodiario.eleconomista.es/

Todo esto me llevó a pensar en que si un día se lograra la vacuna y ésta se implantara en todo el mundo, se erradicaría la celiaquía. Así, algunos celiacos serían los últimos celiacos sobre la tierra.
Por otro lado, lo que muchas personas anhelan es un pastilla milagrosa que permita que los celiacos podamos comer gluten. De ahí que me preguntara...


Lancé esta pregunta en las redes sociales y éste es el resultado. Prácticamente empate. Lo menos importante era la opción ganadora pues ni decidimos ni existe vacuna ni pastilla ni nada de nada. El objetivo de la pregunta era la reflexión. Objetivo que muchos no entendieron y provocó hasta que me insultaran en facebook.

Reflexiones...

  • Si se desarrollara una pastilla eficaz, ¿las farmacéuticas estarían interesadas en desarrollar una vacuna?
  • Teniendo en cuenta el boom actual de ventas de productos manufacturados sin gluten y los inmensos beneficios que están aportando a algunas empresas y entidades... ¿Estarían interesadas en la pastilla o en la vacuna? ¿O estarían interesadas en una pastilla que solo se recomiende en caso de no comer sus productos?
  • Si se consiguiera erradicar la celiaquía, ¿Qué opinarían todos aquellos que viven de ella?
  • Si pensamos en nuestros hijos celiacos elegimos una opción, si pensamos en nuestros nietos tal vez cambiamos.
  • Si ponemos en una balanza la celiaquía y otras enfermedades... ¿seguimos apostando por la misma opción o nos revelamos incluso en contra de ambas?
  • ¿Porqué invertir dinero en investigar sobre una vacuna cuando puede hacerse en reducir el precio de los productos sin gluten?
  • ¿Sacrificar la "solución" a comer sin preocupaciones por erradicar la enfermedad?
  • Si de mí dependiera, ¿qué haría? ¿Y tú?
No hay respuesta válida ni correcta. Solo cabe la reflexión. El hecho de que nos hayamos preguntado algunos aspectos es suficiente. ¿Cuántas veces antes de opinar nos paramos a pensar?


Ricardo. Celiacoalos30 - Abril 2017

6 comentarios:

  1. Muy buen artículo, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre todo explicando muy claro,������.

    Manolicv

    ResponderEliminar
  3. Las preguntas son inquietantes, las respuestas tal vez lo sean más... La investigación siempre es buena, pero quedar como un reducto de una enfermedad extinguida no es un panorama muy alentador

    ResponderEliminar
  4. Muy buen post Ricardo nos hace reflexionar. He estado pendiente de la respuesta de la encuesta porque me parece curioso como piensa cada uno en función de su situación.
    A mi la pastilla me la trae al pairo después de 37 años coniendo sin gluten.
    Sinceramente si puedo evitar que mi hija pase por lo que he pasado yo lo tengo claro lo que prefiero ...
    Pero hay mucha gente e intereses en la celiaquia, como bien dices, asi que lo de la vacuna no sé si llegará a verlo mi niña por desgracia.
    Un besote

    ResponderEliminar
  5. Las grandes empresas de alimentación sin gluten, no lo pondrían nada fácil. Se juegan mucho. A mi ya no me importa pero me gustaría mucho que mi nieto lo tuviera mas fácil. Nació y vive en Austria y allí les dan una pequeña asignación mensual pero luego las escuelas e institutos casi no se ocupan.

    ResponderEliminar

No te vayas sin decir algo... ¡Muchas gracias por tu comentario!

Publicidad