Bar Méntrida. De tapeo en terraza por Madrid

Muchas veces se oye (oía más bien) eso de normalizar la vida del celiaco y nada mejor para explicar lo que es y significa que con un ejemplo. ¿Qué hay más "normal" que ir a un bar a tomar una caña con una tapita de patatas bravas al salir del trabajo o cenar de tapeo y raciones tranquilamente en una terracita, cuando el sol se esconde después de un día de esos de verano en los que se derrite hasta el asfalto?

Pues el Bar Méntrida es un ejemplo de eso que llaman normalizar. Es un bar de toda la vida, con su barra, sus mesas, su terracita abarrotada de gente tomándose unas cañas, con su camarero que va y viene, con los gorriones buscando miguitas de pan por el suelo, con el olorcito a calamares de la mesa de al lado...



Para la mayoría de la gente es un bar normal, pero para nosotros es un bar en el que nos sentimos como los demás. Prácticamente toda la carta es apta para celiacos, excepto un par de cosas y podemos pedir tapas o raciones de calamares, patatas bravas, alioli, huevos rotos, ensaladilla rusa... o su especialidad: la tortilla de patata con pimientos o ensalada. ¡Una maravilla de sitio!

No busquéis en la carta el símbolo sin gluten, aquí señalan con un puntito rojo los platos que siempre tienen gluten. Pero no olvidéis decir al camarero que sois celiacos, porque siempre tenemos que hacerlo para que tengan el cuidado necesario.
Lleva años ofreciendo platos sin gluten, pero para aquellos que se quedan más tranquilos también tiene acuerdo con la Asociación de Celiacos y Sensibles al Gluten de Madrid.


Como curiosidad, dentro del local podéis ver cómo era la Plaza de Olavide antes del verano de 1977 cuando se inauguró la plaza actual que sustituyó a un mercado tradicional que se mantuvo en pie hasta 1974.

Ricardo. Celiacoalos30 / Abril 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No te vayas sin decir algo... ¡Muchas gracias por tu comentario!

Publicidad