Papadum. Pan plano indio de lenteja. Sin gluten

Los que os pasáis por aquí a menudo, ya sabéis que me encanta la cocina internacional, especialmente la cocina india. Y una de las cosas que más me gusta es experimentar e intentar hacer platos diferentes y adaptarlos para que sean sin gluten.

El hacer este pan surgió porque tenía preparado pollo tikka masala pero era demasiado tarde para hacer el pan Naan... así que miré entre las notas que tengo dispersas por el ordenador y encontré el pan perfecto: ¡un pan sin levado y sin gluten!



Ingredientes:

Para preparar 4 discos de papadum (también llamado papad, pappadam, poppadom, papadm, appalam o happala dependiendo de la región) necesitamos: 
  • 100 gr de harina de lenteja (sin gluten)
  • 80 gr de agua
  • Algo menos de una cucharadita rasa de sal.
  • 1 cucharadita de comino
  • Aceite
El harina de lenteja lo compro en Mamá Kokore, donde muelen en el momento un montón de granos como sarraceno, lenteja, arroz... por supuesto solo muelen granos sin gluten para evitar la contaminación cruzada. Se pueden hacer pedidos on line, pero también podéis moler lentejas rojas o sin piel en un robot de cocina.

Elaboración:

Mezclamos el harina de lenteja con la sal y el comino. Podemos cambiar el comino por otros condimentos como ajo en polvo, pimienta, cilantro molido o curry (al estar molido debe ser todo sin gluten).

Añadimos 50 ml de agua, mezclamos y después añadimos poco a poco el resto. Dependiendo de nuestro harina puede que no necesitemos los 80 ml o que necesitemos un poco más. Debemos conseguir una masa homogénea con la que poder hacer unas bolitas.

Nos mojamos las manos en aceite y con ellas engrasamos un lámina de papel de horno. Cogemos un cuarto de la masa y con las manos engrasadas damos forma de bola. Colocamos dos bolitas en un lado del papel y doblamos por la mitad. Con un rodillo vamos extendiendo las bolitas en un sentido y el contrario para conseguir dos discos de masa muy finos (unos 3 mm). Hacemos lo mismo con la otra mitad de la masa y otra lámina de papel.


Calentamos el horno a 100ºC e introducimos los panes entre los papeles. No es necesario precalentar, ya que solo queremos secar el pan. Dejamos que el pan se vaya secando durante el tiempo necesario (15 a 30 minutos). Mientras se secan vamos controlando su textura, cuando veamos que se despegan del papel (si no hemos engrasado se romperán) lo despegamos con cuidado, colocamos sobre el mismo papel pero extendido y dejamos que siga secándose hasta que estén firmes.

Reservamos los panes secos hasta la hora de comer. En ese momento, calentamos unos dos dedos de aceite en un sartén y cuando esté bien caliente introducimos uno a uno cada pan. Es un vuelta y vuelta para que se dore y se formen unas burbujitas características. Después colocamos entre papel absorbente para eliminar el aceite.

También podemos terminar de hacer los panes en el microondas (unos segundos, cuidado que se quema rápido), en el grill del horno o si tenemos oportunidad en una parrilla sobre la barbacoa.

Este pan se sirve junto con salsas, dhal o chutney. La verdad es que está muy bueno, aunque al hacerlo frito lo repetiré con cierta moderación.


Mientras se secaba el pan en el horno, preparé unas pakoras de verduras (cebolla, calabacín y brocoli), que son muy fáciles y así aproveché el aceite caliente.
¡A disfrutar!
Ricardo. Celiacoalos30 - Nov2016

1 comentario:

  1. No fastidies!! Eso lo prové hace años en un indio. Genial!!!!!!

    ResponderEliminar

No te vayas sin decir algo... ¡Muchas gracias por tu comentario!

Publicidad