Mis Croquetas sin gluten y sin lactosa II

Hace unos dos años publiqué una receta de croquetas utilizando una marca comercial de harina (farina de Schär) y rebozando con pan rallado sin gluten de Panceliac. Esta receta sigue siendo perfectamente válida y quedan buenísimas, pero también quedan quedan muy sabrosas con almidón de maíz y harina de arroz.

En estos últimos años he reducido el uso de los preparados comerciales, que no tienen nada de malo, pero la mayoría de recetas se pueden hacer con harinas no comerciales, que son un poco más económicas y con menos aditivos.


Ingredientes:

  • 1 litro de leche sin lactosa
  • 100 gr de harina (1/3 almidón de maíz  y 2/3 de harina de arroz) *
  • Copos de puré de patatas o pan rallado sin gluten *
  • Huevo
  • Aceite de oliva
  • Opcional: hueso de jamón, 2 dientes de ajo, nuez moscada
  • Relleno: tacos de jamón, pechuga de pollo cocida, bacalao...
* Estos ingredientes tienen que ser específicamente sin gluten. El almidón de maíz es harina de maíz muy fina, por ejemplo de la marca maizena. Estas harinas se encuentran fácilmente en tiendas especializadas y supermercados.

Notas:

Podemos usar leche sin más o bien calentarla previamente con un hueso de jamón para que tome sabor. No tiene que hervir, solo calentarse a fuego lento. Después dejamos que atempere antes de utilizarla.

Por 1 litro de leche utilizo 100 gr de harina, de los cuales 1/3 es almidón de maíz (1 cucharada bien llena) y 2/3 de harina de arroz (2 cucharadas bien llenas). Algunos pensaréis que es poca harina y podríais caer en la tentación de usar más, pero de verdad que no es necesaria más harina solo más paciencia.

Para el relleno podemos utilizar lo que queramos. Mis favoritas son de tacos de jamón con huevo cocido picado. También podemos hacerlas de carne de mejillones, pechuga de pollo hervida, carne del cocido, verduras...

Para el rebozado se puede usar pan rallado sin gluten (es cascara de maíz) o copos de puré de patatas, con ambos queda genial.

Aquellas croquetas que no vayamos a comer, las podemos congelar una vez rebozadas. Para que no se peguen unas con otras, lo que hago es colocarlas en una bandejita en fila y la meto al congelador. Una vez que están congeladas, las paso a una bolsa de congelar y las vuelvo a guardar en el congelador. Cuando las queramos utilizar, las echamos en el aceite bien caliente sin descongelar.

Elaboración:

Para hacer la bechamel ponemos 4-5 cucharadas de aceite de oliva a calentar a fuego muy bajo en una sartén con pared alta, con un par de ajos machacados que le darán muy buen sabor. Una vez que el aceite esté caliente añadimos el relleno elegido y la harina. Removemos y rehogamos bien con una cucharada de madera para que se integre en el aceite y el harina no quede cruda.

A continuación añadimos a golpes la leche y removemos bien con la cuchara hasta que se integre, después añadimos otro golpe de leche y removemos. Repetimos hasta añadir toda la leche. Ahora, a fuego medio tenemos que remover constantemente con la cuchara para que no se pegue. 

Veremos que rápidamente espesa, pero tenemos que tener paciencia y seguir removiendo hasta que quede una masa que se despega de las paredes como si hiciera un bloque. Esto no llevará mínimo un cuarto de hora, así que paciencia y no dejéis de remover porque se nos agarrará el fondo.

Vertemos la masa en una fuente o bandeja para que se enfríe durante unas horas y adquiera más cuerpo. Una vez fría la masa, cogemos un porción y con las manos damos forma a la croquetas. Es más fácil si nos mojamos las manos en un poco de aceite o de agua.

Rebozamos las croquetas pasándolas por harina de arroz, huevo batido y por último, pan rallado o copos de puré de patata. O bien, por pan rallado o copos de puré, huevo y otra vez por pan rallado o copos de puré. Este doble rebozado en pan rallado o copos de puré, me encanta.

Por último, freímos en abundante aceite caliente. Es un vuelta y vuelta, para que queden doradas. Las que no vayamos a comer las congelamos antes de freírlas.

Yo tengo paciencia y suegra es un torbellino, así que yo hice la masa y ella les dio forma.

Ricardo. Celiacoalos30 - Nov2016

3 comentarios:

  1. Soy Beatriz, de Vigo, Vaya pintaza. Siempre he hecho la bechamel con maizana. probaré con la mezcla de arroz y aicena. Gracias!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo ya las he hecho mas de una vez con garbazos la carne de las sobras del cocido y pan rallado sin gluten,por supuesto no quedan mal,pero eso si un poco grandes,mañana sustituire el pan rallado por el pure de patatas,haber que tal me salen.Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Pues como hace mucho que no como croquetas... me pondré yo mismo manos a la obra!!! mil gracias por la receta

    ResponderEliminar

No te vayas sin decir algo... ¡Muchas gracias por tu comentario!

Publicidad