Galletas de Jengibre · Sin Gluten y Sin Lactosa

Hace unos meses me regalaron varios productos canadienses entre los que se encontraban dos envases de auténtico sirope de arce. ¿Qué es lo más típico que se puede hacer en Navidad con el sirope de arce? ¡Galletas de jengibre! Pues aquí está mi versión de galletas de jengibre sin gluten y sin lactosa.



Ingredientes

Con estas cantidades salen unas 20-25 galletas de unos 5 cm
 - 280 gr de almidón de maíz *
 - 20 gr de harina fina de arroz
 - 100 gr de almendra molida *
 - 100 gr de sirope de arce *
 - 1 huevo para la masa
 - 1 yema para pintar
 - 125 gr de mantequilla * / **
 - 1/2 cucharadita de levadura química *
 - 40 gr de jengibre fresco
 - Una pizca de sal
 - Pimienta molida (tres vueltas de molinillo) *
 - 1 cucharadita de canela molida *
 - 3 pipas de cardamomo (semillas)

 Glasa para decorar:
 - 200 gr de azúcar en polvo *,
 - 1 cucharada de zumo de limón
 - 1 clara de huevo

* Estos ingredientes deben ser específicamente sin gluten
** En el caso de intolerantes a la lactosa, los ingredientes señalados deben ser específicamente sin lactosa
Las especias si son en grano (pimienta, cardamomo) son sin gluten, pero cuando se compran ya molidas deben ser específicamente sin gluten.


Elaboración

Si tenemos un robot podemos amasar añadiendo todos los ingredientes o bien podemos hacerlas a mano sin problema.

Empezamos derritiendo la mantequilla, a la que añadimos el jengibre fresco rallado y dejamos enfriar.
En un bol grande echamos las harinas tamizadas o pasadas por un colador. Añadimos el impulsor, el huevo, la mantequilla, la sal y el sirope de arce. Mezclamos bien usando una paleta de silicona.

Cuando esté mezclado añadimos la canela, la pimienta (solo tres vueltas de molinillo) y las semillas de las tres pipas de cardamomo bien molidas. Si no tenéis cardamomo no pasa nada, pero le aporta un sabor espectacular. Lo venden en herbolarios y tiendas especializadas.

Volvemos a amasar. Si lo hacemos a mano es hora de meter las manos en el bol y amasar bien. Formamos un rulo con la masa, la envolvemos en film transparente y lo metemos en el frigorífico al menos dos horas. Si no se maneja bien no pasa nada, cuando se enfríe será más fácil.

Una vez que la masa está bien fría, cogemos una porción y el resto la dejamos en el frigo. Con el rodillo extendemos en ambos sentidos hasta dejar un grosor de medio centímetro. 


Para que la masa no se nos peque al rodillo y no tengamos que añadir más harina, lo que hago es poner una capa de film transparente sobre la mesa (como un folio de grande), coloco la porción de masa y cubro con otra capa de film transparente. Así puedo pasar el rodillo sin problema.
Quitamos el film de arriba y con un molde cortamos las galletas que colocamos sobre papel de hornear. Es importante dejar un poco de espacio entre cada galleta para que al hornear no se junten.

La masa que sobra después de cortar la amasamos y repetimos. Si se ha calentado será difícil de manejar, así que la metemos en el frigo y seguimos con otra porción de masa que esté fría.

Batimos otro huevo o una yema en un bol y con un pincel pintamos las galletas ya colocadas sobre el papel de hornear. Dejamos que se seque y justo antes de meterlas en el horno las volvemos a pintar.

Horneamos a 180 ºC durante 15-18 minutos. Es importante que el horno esté precalentado previamente. Para evitar que las galletas ya cortadas pierdan la forma por el calor de la cocina las podemos guardar en el frigorífico hasta el momento de meterlas en el horno.

Si os aburre lo de estirar la masa y cortar con el muñequito, podéis enfriar la masa, luego hacer un rulo y volver a enfriar. Cuando la masa esté muy fría simplemente cortamos con un cuchillo rodajas de medio centímetro y ya está.

Una vez horneadas (cuidado que no se os quemen) las colocamos sobre una rejilla para que se enfríen completamente.

Si queréis decorarlas podéis ponerles azúcar en polvo (sin gluten) o decorarlas con una glasa que se prepara mezclando 1 clara con 1 cucharadas de zumo de limón y 200 gr de azúcar glass. En el vídeo de más abajo podéis ver como se elabora la glasa, un truco para no mancharnos con la manga pastelera y aprender a decorar nuestras galletas.

Una vez decoradas hay que esperar a que se seque completamente antes de guardarlas. Si las guardáis en un recipiente hermético podréis disfrutarlas durante semanas en perfecto estado.


Ricardo. Celiacoalos30

Comentarios

  1. Que buenas tus galletas con jengibre y cardamomo :-))
    Un saludito

    ResponderEliminar
  2. Anónimo13/12/17

    Tienen muy buena pinta! Las voy a intentar estas navidades. no se si me saldra´n tan graciosas

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/12/20

    Me encantan!!! gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario



Seguro que tienes algo que decir... ¡Muchas gracias por tu comentario!




.: :: :.