Transilvania I Sin Gluten - Fără Gluten

Continúo con el relato de nuestro viaje sin gluten por Rumanía, que comenzamos en su capital Bucarest. A primera hora de la mañana nos fuimos a por el coche de alquiler y arrancamos la aventura hacia Transilvania.

Había leído mucho sobre las carreteras y la "manera" de conducir de los rumanos, tal vez por eso no me sorprendió tanto. Hay muy pocos tramos de autovía en el país, el más largo es que une la capital con la zona de playa (apuntado para otro viaje). Las carreteras que unen las principales ciudades son de un solo carril para cada sentido y en general, por las que condujimos, el asfalto no estaba en tan mal. El resto son carreteras de un solo carril para ambos sentidos e incluso caminos sin asfaltar entre algunas pequeñas poblaciones. Eso sí, no es nada raro compartir la carretera con burros, carros tirados por caballos y vendedores ambulantes que aparecen en cuanto hay retenciones.
A lo largo del viaje en carretera presenciamos muchas imprudencias al volante como excesos de velocidad, cambios de sentido en una rotonda, paradas sin avisar en mitad de la carretera, adelantamientos al límite... por eso hay que elegir un coche con cierta potencia, conducir con los ojos bien abiertos y guardar mucha distancia de seguridad.

Por lo demás, el viaje en carretera en un coche de alquiler nos permite organizarnos libremente, parar para disfrutar del paisaje o visitar cualquier pueblecito.


| Sinaia. Castillos de Peleș y Pelișor


El coche se puede aparcar junto al Monasterio Ortodoxo de Sinaia, que os recomiendo visitar porque es muy bonito. Está formado por dos templos, la iglesia vieja y la gran iglesia, junto con el campanario. Allí alucinamos con un monje que portaba una gran viga de madera (toacă) y fue recorriendo el templo por exterior, mientras golpeaba con un mazo diferentes ritmos como si fuera una txalaparta. No dejéis de visitar el monasterio y con un poco de suerte os sorprenden con esta curiosa forma de llamada a la oración.


Caminando desde el monasterio se asciende por un camino lleno de puestos de recuerdos hasta que en medio de una inmensa ladera verde aparece el Castillo de Peleș. El castillo es visitable y suele haber mucha gente, así que con un poco de paciencia y unas babuchas para proteger el suelo se accede al castillo. Este castillo fue el primer edificio de Europa con electricidad y ascensor, aparte de tener teléfono y sala de cine.

A unos metros puede visitarse el Castillo de Pelișor, mucho más pequeño pero sin agobios para ver con tranquilidad cada una de las salas art nouveau de la residencia de verano que el rey Carol I encargó para su sobrino.


Después de estas visitas a uno le entra hambre, pues no pasa nada. Allí mismo pudimos comer platos tradicionales rumanos en el restaurante Carol. Yo opté por una ensalada, pechuga de pollo y la socorrida polenta con queso. Hay que preguntar al camarero por lo platos aptos y tener paciencia porque no todos los camareros saben ayudarte.

Los restaurantes con opciones sin gluten que tenía apuntados para Sinaia son:
- Carol. 2 Aleea Pelesului, Sinaia
- Nargila Grill Bar. Bulevardul Carol I, Sinaia.
- Forest. Calea Codrului nr 11, Sinaia.
- Kuib. Strada Gârbovei, Sinaia




| Brașov.


A una hora en coche llegamos a Brașov, nuestra siguiente parada. Es una ciudad muy animada (al menos en verano), con multitud de terrazas en sus plazas y calles peatonales. Os recomiendo pasear tranquilamente por la ciudad, visitar su Sinagoga, la Iglesia Blanca y la Iglesia Negra llamada así porque un incendio oscureció su fachada. Podéis tomar una limonada en la plaza, recorrer la muralla o subir en teleférico hasta la colina coronada con las letras "Brasov" al estilo hollywood.

Con respecto al tema sin gluten, en Brașov probé las tartas de Delicius Raw que elabora todo sin gluten. Para cenar opté por La Ceaun, un restaurante muy concurrido en el que el gerente te indica los platos aptos, como el pastrami de cordero y salsa de ajo que me comí yo. Creo que el ajo me duró el resto del viaje por Transilvania, será por eso que no me encontré con ningún vampiro.


Los establecimientos con opciones sin gluten de Brașov son:
 - Delicius Raw. Michael Weiss, 12 y Nicolae Bălcescu, 49. Todo sin gluten.
 - La Ceaun. Piata Sfatului nr.11. Cocina tradicional rumana.
 - Simone. Strada Politehnicii 6.
 - Pizzeria Della Nonna. Strada Politehnicii 6. Pasta y pizza congelada.
 - Restaurant Vino e Sapori. Strada George Barițiu 13. Italiano.


| Castillo de Bran. Râșnov. 


Al día siguiente a primera hora fuimos a visitar el famoso Castillo de Bran, también conocido como el Castillo del conde Drácula. La famosa novela "Drácula", de Bram Stoker está inspirada en el príncipe Vlad Țepeș o Vlad III Drăculea, también conocido como El Empalador por ser éste su método preferido para ajusticiar a sus enemigos. Y aunque Vlad Drăculea no vivió en este castillo, su imagen se ha utilizado en muchas películas sobre Drácula por lo que inevitablemente se ha creado un vínculo que a los turistas nos encanta.

Os recomiendo madrugar, porque de lo contrario tendréis que hacer una cola enorme para visitar el castillo y dentro no habrá vampiros pero gente, por todas partes. En origen era una fortaleza de la Orden Teutónica y posteriormente fue residencia real y dentro pueden visitarse diferentes salas como dormitorios, cocinas, salas de juegos e incluso una exposición sobre artilugios de tortura. Personalmente me encantó.


Alrededor del Castillo hay multitud de puestos donde comprar todo tipo de cosas relacionadas con Drácula, a cual más hortera y también varios restaurantes. Entre ellos, hay opciones sin gluten en:
 - Restaurant Bran Parc. Str. Sextil Puscariu 23, Bran.
 - Conacul Törzburg. Sextil Pușcariu 3, Bran.

Como era demasiado pronto para comer nos fuimos a visitar el cercano pueblo de Râșnov. La verdad es que solo tiene un castillo en ruinas en lo alto de la colina al que se accede a través de un teleférico.

Y una vez allí nos fuimos a comer a un restaurante muy apreciado por la población local, llamado La Promenada. Strada Teilor 88, Râșnov. Yo me pedí un estofado de carne y una ensalada de tomate. Como en otros restaurantes, no todos los camareros saben ayudarte y es necesario que venga el encargado junto con la carta en rumano indicando lo que puedes y no puedes comer. Aunque cueste merece la pena, porque la comida estaba buenísima.



Y para que sea aun más fácil, aquí tenéis un mapa con todos los restaurantes y puntos turísticos más importantes.



| Recursos y Utilidades


Turismo: en la web de turismo oficial de Rumanía hay mucha información organizada por regiones:

Moneda: la moneda oficial es el Leu (RON) y el cambio aproximado a esta fecha es 5 Lei son 1 Euro. En todos los sitios que comimos no superamos los 10 por persona, incluyendo dos platos y bebidas.

Gluten y Celiaquía:
 - Asociación Rumana de Celiacos: boala-celiaca.ro , www.facebook.com/ARIGluten
 - Asociación de enfermedades autoinmunes de Transilvania: www.apaa.ro/ , Gluten-Free-Transilvania-APAA

Esta carta de gran ayuda es gracias a mi amiga Simona



Ricardo. Celiacoalos30

Comentarios

Publicar un comentario



Seguro que tienes algo que decir... ¡Muchas gracias por tu comentario!

Publicidad