Tarta de cuajada y queso sin horno

En verano no apetece nada, pero nada, encender el horno, pero sí apetece una tartita fresquita y ligera para después de comer o en la merienda. ¿O no?

Os presento una propuesta de tarta fresquita, que además es fácil de preparar, no se cacharrea mucho y por supuesto es sin gluten y sin lactosa. Venga, a por ella.


.: :: :.

.: Ingredientes

100 gr de mantequilla **
175 gr de galletas sin gluten *
30 gr de pistachos tostados (con sal) *
100 gr de azúcar
400 gr de queso para untar **
400 gr de nata para montar **
100 ml (medio vaso) de leche **
2 sobres de cuajada (25gr) o 15 gr gelatina en polvo u 8 hojas de gelatina neutra *
Arándanos, frambuesas... o mermelada

* Alimentos que tienen que ser específicamente sin gluten
** Alimentos que tienen que ser sin lactosa, si eres intolerante claro.

.: :: :.

.: Elaboración:

La mantequilla ha de estar con textura de pomada, muy blandita, para ello hay que dejarla a temperatura ambiente un buen rato (no recomiendo derretirla en el microondas). Picamos los pistachos y las galletas y lo mezclamos muy bien con la mantequilla. Si no tenemos pistachos u otro fruto seco no importa, aunque le aporta un toque diferente a la base.
Una vez que la masa de la base está preparada la extendemos sobre un molde desmoldable de unos 20 cm, cubierto con papel de hornear. La extendemos con una cuchara o con las manos, es importante repartir bien la masa y presionar para que quede firme. Si ponemos papel de horno será mucho más fácil desmoldar la tarta. Dejamos enfriar al menos 15 minutos en el frigo mientras preparamos el resto.

Disolvemos los sobres de cuajada en medio vaso de leche y reservamos. En un cazo ponemos a calentar la nata con el azúcar y el queso. Mientras se calienta, removemos muy bien para que quede una crema homogénea. Cuando llegue a hervir vertemos el vaso en el que hemos disuelto la cuajada y sin dejar de remover esperamos a que vuelva a hervir. Utilizamos un fuego medio y no paramos de remover, evitando que se pegue o se nos queme. Cuando vuelva a hervir, apartamos y vertemos en el molde sobre la base de galleta.

Si optamos por añadir fruta fresca o congelada, es el momento de colocar varios frutos de arándanos, frambuesas o moras sobre la superficie o también en el interior.
Dejamos atemperar y después enfriamos en la nevera un día completo. Si queremos, antes de servir rallamos un poco de piel de limón para aportar un toque fresco.

.: :: :.


Variaciones:

Podemos cambiar la fruta por una capa de mermelada de fresa o frambuesa. En este caso, cuando la tarta esté fría, diluimos la mermelada en un poco de agua y extendemos una fina capa. Volvemos a guardar en el frigorífico hasta el momento de servir. Personalmente me gusta más con fruta para reducir la cantidad de azúcar.

En el caso de que no tengamos sobres de cuajada podemos utilizar gelatina neutra o de sabores (verificar que sea sin gluten). La proporción para sustituir los 2 sobres de cuajada (25gr) son 15 gr gelatina en polvo u 8 hojas de gelatina.

En este caso calentamos hasta ebullición la nata con el azúcar y el queso. En un bol disolvemos las hojas de gelatina en agua caliente y las incorporamos a la crema anterior removiendo bien hasta su incorporación total. Si utilizamos gelatina en polvo procedemos del mismo modo pero disolviendo el polvo en el un poco de agua caliente.

.: :: :.

Espero que os guste esta tarta y os animéis a hacerla. Seguro que os queda buenísima.


Ricardo. Celiacoalos30

Comentarios

  1. Anónimo9/8/20

    Ricardo, la hicimos ayer y hoy la hemos probado. ¡Buenísima!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario



Seguro que tienes algo que decir... ¡Muchas gracias por tu comentario!

Mientras, en Instagram