Pantxineta · Sin Gluten · Sin Lactosa

La Pantxineta es un postre tradicional de Euskadi, muy sencillo y sabroso. Se compone por dos capas de hojaldre crujientes, un relleno de crema pastelera y una cobertura de almendra tostada con azúcar en polvo. Un postre muy fácil con el que el éxito está asegurado.



.: :: :.

.: Ingredientes

  • 2 láminas de hojaldre sin gluten * / **
  • 125 gr de almendras laminadas *
  • Azúcar glass *
  • 500 ml de leche **
  • 3 huevos
  • 75 gr de azúcar
  • 35 gr de almidón de maíz (maizena) *
  • Vainilla (una rama) o 1/2 cta de esencia de vainilla *
  • Ralladura de limón
* Alimentos que deben ser específicamente sin gluten
** En caso de intolerancia, estos alimentos que deben ser específicamente sin lactosa.


.: :: :.

.: Elaboración

Con antelación preparamos la crema pastelera:

Separamos las claras y yemas de dos huevos y reservamos. Dejamos medio vaso de leche en un vaso y el resto la calentamos en un cazo con la ralladura de medio limón y el azúcar.
En el vaso con leche disolvemos el almidón de maíz junto con las 2 yemas y un huevo entero. Las dos claras restantes las reservamos.

Cuando la leche esté muy caliente, bajamos a fuego bajo y añadimos el contenido del vaso. Sin parar de remover cocinamos hasta que espese. Cuando tengamos una crema pastelera espesa y sin grumos, retiramos del fuego y vertemos en un bol. Tapamos con un film transparente de manera que toque directamente la crema para que no se forme costra. Reservamos y dejamos enfriar completamente.

Cuando nuestra crema pastelera esté completamente fría podemos seguir elaborando nuestra pantxineta:

Precalentamos el horno a 200ºC. Sobre la placa de horno colocamos una hoja de papel de hornear y sobre ella la lámina de hojaldre. Baimos las claras que reservamos (o un huevo entero) y pintamos el borde de la lámina en una anchura aproximada de 3 cm. Extendemos homogéneamente la crema pastelera sobre la lámina de hojaldre, respetando el borde pintado con huevo.
Tapamos con otra lámina de hojaldre y con los dedos apretamos el borde para que ambas láminas se peguen. Con un tenedor o con los dedos cerramos ambas láminas como si fuera una empanada.


Pintamos la parte superior con huevo o claras, incluyendo los bordes plegados. Hay que tener cuidado de no marchar demasiado la hoja de papel para evitar que se queme. A continuación cubrimos con las almendras laminadas crudas y metemos en el horno.

Para conseguir una masa crujiente es importante hornear a temperatura alta durante 20-30 minutos. Pero hay que estar pendiente para evitar que las almendras se quemen. Para ello, a los 10 minutos pongo una lámina de papel aluminio encima de la tarta y cuando ya esté hecha la retiro de nuevo y dejo unos minutos para que termine de dorarse.

Una vez hecha, la sacamos del horno y dejamos que atempere. Para terminar, espolvoreamos azúcar en polvo utilizando un colador cubriendo toda la parte superior.

Se puede comer templada o fría, personalmente me gusta más fría.



Comentarios

  1. Que buena pinta :-)))

    ResponderEliminar
  2. Tiene una pinta muy buena.
    Aquí en Pamplona se hace añadiendo Canela sobre la crema pastelera. Es un postre riquísimo.
    Muchas gracias por publicarlo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario



Seguro que tienes algo que decir... ¡Muchas gracias por tu comentario!

Mientras, en Instagram